Parque infantil en Fuenmayor: «La viña de la diversión», proyecto personalizado

Este parque infantil es un proyecto personalizado para el ayuntamiento de Fuenmayor (La Rioja). Se trata de un área infantil situada en la calle Victor Romanos.

La propuesta es un espacio de entretenimiento inspirado temáticamente en los viñedos del pueblo, por lo que los elementos y colores que componen el parque se han personalizado para este proyecto. Predomina el color morado de la uva, los tonos verdes de las parras y algún tono marrón, como los barriles. Al tratarse de un parque en un entorno rural y rodeado de naturaleza, las estructuras principales se han creado en madera tratada con aceite para minimizar su mantenimiento y alargar la vida útil. Las plataformas y tableros están fabricados en polietileno de alta densidad y gran colorido.

Elementos del parque infantil

El espacio consta de un montículo inspirado en una gran uva morada. Esta elevación permite subir a los más pequeños a cuatro patas; los mayores podrán subir cogiendo carrerilla hasta lo alto.

Desde lo alto del montículo se puede bajar por un tobogán morado de 0.80 m de altura. También se tiene acceso a un puente de cuerdas con el que se llega al piso alto de «La casa de la uva», una torre de dos pisos de más de 3 m2 de espacio por planta. Esta torre cuenta con paneles lúdicos por el interior y paneles decorados con uvas.

Desde el piso de arriba de «la casa de la uva» hay dos formas de continuar la aventura: deslizarse para bajar por la barra de bomberos o por el tobogán de 1,5 m de altura.

La parte inferior de «la casa de la uva» tiene un diseño inclusivo: una de las caras de la torre queda libre de paneles para poder acceder incluso con silla de ruedas. En el interior hay un banco para poder sentarse o jugar con los paneles grabados en el interior. Cuenta también con un mostrador con el que se puede interactuar desde el exterior, simulando una tienda. Se trata de un espacio con capacidad para más de 20 usuarios a la vez, de edades entre los 2 y los 12 años.

El parque infantil cuenta también con un balancín individual, el «barril loco», ya que en este caso se ha personalizado y tematizado para este proyecto con unos barriles de vino. Es para usuarios de entre 2 y 6 años.

Además, se han colocado una serie de elementos volumétricos para ejercitar el equilibrio con forma de culebra y tachuelas. En este conjunto pueden divertirse hasta 10 usuarios de 0 a 8 años.

El espacio cuenta también con una tirolina y unos columpios con tres tipos de asientos: el asiento de seguridad para los más pequeños, un asiento plano y un columpio nido que puede ser usado hasta por 5 niños a la vez de hasta 14 años.

Para la seguridad y comodidad, toda la superficie del parque está cubierta con un un espesor mínimo de 3cm de pavimento de seguridad (mayor espesor en las zonas de mayor altura de caída, acorde con los requerimientos de seguridad).