Construimos una propuesta de juego libre para escuelas infantiles

Este proyecto de juego libre es un encargo personalizado para una educadora infantil, @ana.trastoca, que investiga con materiales no estructurados como el cartón y ha decidido trasladar la experiencia adquirida con los bebés y los niños para construir unos elementos de juego más duraderos, hechos con madera.

Como la propia Ana explica en su Instagram, el material ya está disponible en las escuelas infantiles municipales de Pamplona Hello Azpilagaña y Hello Buztintxuri.

Materiales para el juego libre infantil

Estos cajones y el balancín de madera son elementos no estructurados ideales para desarrollar la imaginación y la creatividad de los niños, además de fomentar la psicomotricidad, el equilibrio y la integración sensorial.

Se trata de elementos de juego que no tienen una función única o específica, no hay instrucciones para el juego, si no que se abren a la experimentación con el material.

Y ¿cómo son estos materiales que hemos construido?

Balancín de madera para escuela infantil

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Ana Paris Goñi (@ana.trastoca)

El balancín de madera, gracias al movimiento oscilante, favorece el desarrollo del equilibrio, la propiocepción y el control del movimiento. Permite explorar con las posibilidades que da el propio cuerpo y experimentar nuevas posiciones, con el reto del movimiento y la inestabilidad.

Pueden jugar en postura libre, tanto de pie, como sentados, tumbados, boca arriba, boca abajo, de rodillas… Pueden jugar de manera individual o entre varios.

Cuando los niños y niñas dominan esa inestabilidad del balanceo, su seguridad se ve reforzada para continuar desarrollando sus destrezas, logran un asentamiento emocional de seguridad y confianza al hacerse conscientes de sus logros, se ven motivados y esto ayuda en su autonomía y su autoestima.

Puede parecer un juego simple, pero aporta enormemente al desarrollo: tanto al equilibrio, al control postural, al desarrollo propioceptivo y vestibular… Además, todo el intercambio de información y percepciones e interacciones que pueden producirse durante el juego entre varios niños son importantes también para su desarrollo (el intercambio de miradas, juego compartido, el proceso de confianza, el acompañamiento, la atención, la experimentación con las posibilidades del propio cuerpo y su relación con los demás…)

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Ana Paris Goñi (@ana.trastoca)


Cajones de madera para el juego libre

Los materiales pueden utilizarse de forma conjunta o de manera independiente: pueden decidir cómo jugar con los cajones, ya que pueden colocarlos sobre el balancín, jugar con ellos de modo independiente, meterse dentro, arrastrarlos, darles la vuelta y subirse encima…

Cuentan con ranuras en las paredes para facilitar el manejo y el agarre, tanto para meterse dentro o salir, proporcionando un punto de agarre que da seguridad, y favorecer posturas intermedias que fomentarán la autonomía.

La propia estructura hace posible que se pueda integrar en otras propuestas: talleres, juego simbólico (cunas), contenedores para contrapesos, plano inclinado (donde ruedan los coches, pelotas, arandelas…)

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Ana Paris Goñi (@ana.trastoca)


La combinación de los elementos

Las cajas de madera pueden utilizarse conjuntamente con el balancín, ya que están construidas de manera que encajan perfectamente en la base del balancín, lo que proporciona estabilidad y seguridad durante el juego.

Son varias las posibilidades de juego: colocar una o las dos cajas, fijar la propuesta colocando las cajas bajo el balancín…

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Ana Paris Goñi (@ana.trastoca)


Características del material

El balancín mide 1500 x 420 x 137mm y pesa 16,5 kg. Las dimensiones de la caja son 400 x490x160mm y su peso es de 5,5 kg.

Ambos materiales están construidos en madera de abedul, que aporta integración sensorial al tacto, por la calidez de la madera, la vista porque se respeta la beta de la madera natural, el oído por el sonido al manipular el material y golpearlo, arrastrarlo…

Su diseño ha sido cuidadosamente mimado para que resulte una propuesta atractiva en sí  misma. Maderplay ha sabido conjugar la estética y la calidez de la madera para que se pueda integrar en cualquier ambiente.

Respecto a la seguridad, cabe destacar que el diseño ha sido adaptado y revisado por Maderplay, empresa especializada en el juego infantil desde hace más de 20 años. Su forma libre de cantos vivos y su material tratado con acabados no tóxicos lo hace totalmente seguro para el uso infantil tanto por golpes, como por la posibilidad de desinfección del elemento.